Ser líder ante una crisis

Artículos, Liderazgo y motivación

Ante una crisis, el líder debe exponerse por completo y dar a conocer todo su potencial, es un momento para ponerse a prueba. Una de las premisas es estar en permanente en comunicación con su equipo de trabajo e informar de las medidas que deben tomarse en lo relativo a personal, situación económica e incluso las posibles consecuencias estructurales que se tendrán que aplicar.

El líder tiene que imprimir fuerza y confianza sin dudas a todo el personal a su cargo y a los que dependan de sus decisiones, para eso hay que hacerlo de forma transparente y ofreciendo la información con un sentido de esperanza y superación. El reto no es fácil y para esto hacen falta líderes comprometidos y capaces.

En algún momento profesional, me he visto en la necesidad de abordar situaciones de crisis, de las que he aprendido. En este artículo te ofrezco no solamente lo que se aprende «de manual» sino lo que he aprendido a través de mi experiencia.

Algunas recomendaciones:

ÁRMATE DE VALOR

Como líder, eres quien debe dar muestra de que la crisis que se ha presentado se puede superar, esto es una lección imprescindible que debes dar a quien dependa de la información que ofrezcas. El coraje en este momento es imprescindible, coraje al hablar y coraje en la actitud.

En este momento es recomendable, si la situación es verdaderamente crítica, recomendar que las personas no se abandonen, que traten de seguir con sus rutinas habituales, dentro de lo posible (algo tan simple como comer sano, hacer algo de ejercicio físico y tratar de dormir y descansar, pues todo esto acaba influyendo en nuestros estados de ánimo).

ELABORA UN PLAN

Necesitas una estrategia que debes comunicar a tu equipo para que te ayuden a fijar los detalles. Dentro de las obligaciones que un líder tiene cuando hay una situación de crisis es la de informar con tanta frecuencia y tan rápido como sea posible. Además es conveniente que tu equipo sepa con qué frecuencia actualizarás esta información. Cabe la posibilidad que haya información intermedia que pudiera ser comunicada o dudas que puedan tener los miembros de tu equipo o el personal que dependa de ti, para lo cual es aconsejable que haya una persona de contacto o un medio para poder plantear las dudas.

RESPETA A TU AUDIENCIA

Ponte en la situación de los otros. Piensa de qué forma escucharás y con qué actitud si fueras uno de ellos. Tu audiencia, la gente que espera tu información tiene una capacidad de análisis mucho mayor de la que puedes imaginarte y cualquier gesto tuyo, cualquier ademán que pudiera ser invisible o un tono de voz determinado, va a condicionar lo que quieras transmitir.

SE RESPONSABLE

No evadas información que tu entorno más cercano quiera o deba saber, hay veces que es necesario decir algo como «esta situación nos afecta a todos, a cada uno con su nivel de responsabilidad y todo debemos actuar unidos, para superarlo unidos». En ningún momento se deben sumar más problemas al caos de la propia crisis, pues no beneficiaría en nada a la solución.

SE CONSISTENTE

Comunica a tu equipo todo lo que sepas, incluyendo lo que consideres complicado o casi imposible de solucionar. Se trata en este momento de buscar soluciones que puedan adaptarse a la situación. Es posible que surjan opiniones que estén manifiestamente en desacuerdo, si así fuera, se tratarán con respeto y se tomarán en cuenta si fuera posible y en caso contrario, se explicarán los motivos para su desestimación.

INSPIRA y MOTIVA

Muestra el poder del equipo unido, de los logros alcanzados en otras circunstancias. Deben saber el poder que tienen cuando se suman las capacidades de cada uno y que juntos son más fuertes. Muestra tu esperanza en que juntos se saldrá de la crisis, separados es imposible. Cuando la situación es verdaderamente dura, busca un tono que no sea excesivamente optimista, sin caer nunca en el pesimismo. Ahí también se muestra el liderazgo.

OFRECE APOYO

Haz un esfuerzo por entender y apoyar a quien de forma individual, pueda sentirse más necesitado. Las emociones individuales no las puedes manejar, pero sí puedes minimizar los miedos que puedan tener, absorbiendo su incertidumbre con tu visión de la situación.

Trata de entender lo que dicen y lo que con lo que dicen, quieren decir.

Pequeños consejos que pueden transmitirse en nuestra comunicación de la crisis:

  • No todas las crisis son negativas, pues analizando motivos y buscando la solución, pueden aprovecharse oportunidades.
  • Uno de los momentos en los que se manifiesta verdaderamente el liderazgo, es ante una crisis. El temple, la serenidad, la capacidad de decisión, la empatía… son cualidades inherentes a quien lidera.
  • Busca objetivos a corto plazo, fáciles de conseguir que puedan dar éxitos seguros. Los éxitos, por pequeños que sean siempre se celebran, por pequeña que sea la celebración.
  • Hay que dedicar un esfuerzo añadido a mantener el equipo unido. En este sentido es conveniente que una persona de absoluta confianza pueda tener esta responsabilidad directamente delegada, para que el liderazgo central no pierda el objetivo principal.
  • Buscar el motivo más pequeño, para reconocer esfuerzos individuales o colectivos.
Share this...
Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario