Saca partido a los tiempos “muertos”

Estilo de vida

¿Quién no ha tenido alguna vez que hacer cola? ¿O soportar un atasco de tráfico? ¿O perder una hora en la sala de espera? Parece que el tiempo se vuelve en nuestra contra. Nos ponemos ansiosos, impacientes, no vemos el momento de terminar, nos aburrimos enseguida como mínimo.

¿Y qué es lo primero que hacemos? Coger el móvil. ¿Es necesario? No, pero distrae. ¿Para qué sacamos el móvil? Para nada en concreto, nos basta hojearlo, darle a las “pantallitas” adelante y atrás, quizás ni le estemos prestando atención a lo que leemos.

Otra opción es empezar a despotricar por la espera. Todo el mundo tiene prisa; todo el mundo tendría que estar en otro sitio haciendo algo. Lo que sea antes de estar perdiendo el tiempo ahí. Al ser humano nos desespera perder el tiempo. Ese concepto va en contra de la productividad; no es útil.

Así que te propongo un sencillo ejercicio para la próxima vez:

En los tiempos muertos, en vez de mirar el móvil o la tablet, en vez de desesperar o enfadarte porque la cola no avanza, en vez de aislarte del mundo o explotar de impaciencia, prueba a realizar unas respiraciones conscientes y convertir ese minuto perdido en una fuente ilimitada de #serenidad.

La #respiración es el anclaje perfecto al momento presente. Además, es un recurso que siempre vas a llevar contigo, es imposible que te lo olvides en ningún sitio.

Sólo tienes que observar atentamente los cambios que el simple hecho de respirar produce en tu cuerpo: el movimiento oscilante del tórax y el abdomen, las diferentes temperaturas del aire al inhalar y exhalar, los efectos de una respiración profunda en tu ritmo cardíaco…

Observa con curiosidad, presta atención a los matices, luego incorpora las percepciones del entorno: ¿algún sonido me está alterando?, ¿me estoy contagiando del estado de ánimo general o concreto de alguien a mi alrededor?, ¿qué pensamientos estoy teniendo?, ¿qué emociones estoy generando?

Permítete observar con amabilidad todo lo que ocurre a tu alrededor, se llama #aceptación, pues cuando toca esperar no hay más remedio que esperar. Aprovecha para trabajar tu #paciencia. A medida que vayas respirando irás recuperando la serenidad y puede incluso que te de pena que ya sea tu turno, porque te estabas regalando un momento de #calma mental.

Impacientarse no hará que termine antes, es más, tu sensación temporal será peor. Si estás ansioso, el tiempo parece no avanzar. Si estás disfrutando, el tiempo vuela. ¿No te ha pasado nunca?

Sigue este sencillo consejo con regularidad y tu cerebro cambiará. Los atascos dejarán de ser un problema y se convertirán en oportunidades de relax para tu mente. No volverás a ver las salas de espera de la misma manera, y mucho menos las colas del supermercado.

Este artículo está escrito por Inmaculada Romero Romero, coach personal.

mindfulcoachingpersonal@gmail.com 

linkedin.com/in/irr-mindfulcoachingpersonal

 

 

Share this...
Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario