Reto y capacidad

Artículos, Coaching político, Desarrollo directivo

Hablar de retos y la capacidad necesaria para llevarlo a cabo, nos lleva necesariamente a hablar de talento. Talento como la suma de la inteligencia emocional y la inteligencia racional; la suma de las dos nos permite enfrentarnos a grandes retos de forma exitosa. El cuadrante mostrado es de Mihaly Csikszenmihalyi, decano de la Facultad de Psicología de la Universidad de Chicago (autor del libro “Fluir”).

El cuadrante muestra en coordenadas los retos (bajos, medio y altos) y el talento para ejercer los retos (talento bajo, medio y alto).

En el cuadrante C1, talento y reto bajos, un empleado suele estar en apatía y con cierta desidia pues no hay reto que motive.

En el C2, talento medio para un reto bajo, al principio se puede sentir cierta motivación porque la novedad siempre atrae aunque en seguida se cae en monotonía y aburrimiento.

En el C3, nos encontramos con un talento alto para un reto bajo por lo que es fácil que una persona que se encuentre en esta situación tienda a ir de “sobrada” y con la sensación de tenerlo todo más que controlado, incluso con toques de vanidad.

En el C4 la persona tiene un talento bajo y un reto medio, por lo que puede tener momentos de sentirse con la necesidad de hacer tareas que están por encima de su capacidad o que no sabe afrontarlas por lo que siempre está más enfocada en los problemas que en las oportunidades para resolver o para aprender a resolver.

El cuadrante C5 es el de las subidas y bajadas emocionales, esto es, cuando las cosas van bien la persona se siente eufórica y cuando van mal está abatida. Así todo, una persona en C5 tiene capacidad para automotivarse y seguir hacia adelante de forma optimista y luchadora.

El C6 (talento alto y reto medio) es el típico de una persona que tiene control total sobre la situación, su capacidad es alta y el reto asignado no es muy exigente o lo tiene más que aprendido, por lo que hay una motivación nada estresante y que le permite “vivir bien” presumiendo de lo que hace.

El C7 es un cuadrante de talento bajo y reto alto, el el típico lugar donde llegan las personas con grandes retos, grandes tareas, grandes compromisos y a la vez no tienen la destreza, la capacidad o los conocimientos suficientes para poder afrontarlos. En el C7 surgen los sentimientos de ansiedad, estrés inmovilizante e incluso la aparición de enfermedades que se derivan de estas sensaciones tan negativas.

El C8 es un cuadrante de gran desempeño pues permite a una persona un reto alto para el que tiene un talento medio, por lo que si bien es verdad que puede provocar cierto estrés, la persona está dispuesta a la acción y sabe cómo lograr el éxito o adquirir la experiencia necesaria para continuar.

El C9 es el cuadrante donde se conjugan perfectamente los retos altos con un talento alto también. En un C9 estamos cuando estamos concentrados en nuestra tarea sin percepción de fatiga, cuando hacemos algo sin importarnos si ha pasado mucho o poco tiempo, es la sensación de “fluir” que dice Mihaly Csikszenmihalyi.

Los cuadrantes sombreados en azul, son los que nos permiten hacer algo de forma contundente, nos dan fuerza y nos permiten avanzar de forma eficiente.

Los cuadrantes sombreados en rosa son los más limitantes (evidentemente el C7 es de bloqueo completo).

¿En qué cuadrante te ves? ¿Crees que necesitas apoyo para salir de un cuadrante y pasar a otro o para llevar mejor tu tarea desde el cuadrante en el que estás? En este sentido el coaching puede ser de gran ayuda.

Share this...
Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario