Orden y caos

Coaching

¿Puede el orden en sí mismo cambiar la vida de una persona?

Siempre se ha dicho que un lugar limpio y ordenado es el mejor entorno para trabajar, pero…

¿Ser organizado y ordenado es un don o una manía? Quizás sea una habilidad que hay que entrenar… ¿Organizar tu espacio puede aportarte la seguridad que necesitas para tomar decisiones y actuar?

Los expertos en la materia aseguran que se obtiene una gran satisfacción al ordenar porque les hace tener el control y el dominio sobre algo; se empoderan sabiendo que pueden manejar muchas cosas a partir de una simple decisión.

El proceso de ordenar los espacios que habitas (o en los que desarrollas tu trabajo) tiene un efecto sedante en tu cerebro. Cada cosa tiene su lugar… Todo encaja.

Poner en orden el exterior contribuye a poner en orden el interior.

Si además realizas la tarea con una actitud Mindfulness, es decir, plenamente presente en la actividad única que estás realizando, los beneficios se incrementan. En el proceso vas despojándote del estrés acumulado, de los ruidos mentales, de lazos sentimentales oxidados…

Por su parte, el proceso de organizar requiere de mayor actividad neuronal, pues implica clasificar contenido, analizar su utilidad y tomar decisiones: ¿se queda o se va?, si se queda ¿dónde lo pongo?… Requiere cierta creatividad en la búsqueda de soluciones.

Entonces, ¿pará qué me es útil ordenar y organizar mi espacio?

O quizás la pregunta debería ser: ¿Cómo combatir el desorden y la acumulación para ganar #bienestar personal?

Ordenar y organizar su hogar (el espacio que habitan) se ha convertido en toda una terapia para muchas personas que sienten que cargan sobre sus hombros una mochila mayor de la que pueden soportar.

La impresión de caos que percibes al entrar en un espacio desordenado suele ir acompañada de cierta sensación de suciedad. ¡Hay demasiado ruido visual! Tu mente se aturulla y tus sentidos se estresan. Hay tanto que mirar… que al final no ves nada, no logras encontrar nada.

¿Has contado alguna vez cuántas prendas de ropa hay en tu armario? ¿Y qué me dices de tu calzado, los accesorios de temporada, o la pila de papeles pendientes sobre la mesa? La acumulación de objetos se relaciona con carencias emocionales, indecisión, baja autoestima… Seguro que tienes cosas en algún cajón de las que ni te acuerdas.

Mantener tu espacio habitable y confortable no significa que te pongas ahora a tirarlo todo, ni que te desesperes cada vez que se desordena o se mancha algo. Limpio y ordenado no significa aséptico o sin personalidad; tu hogar debe reflejar tu vida, tu carácter.

No busques los extremos, el equilibrio se encuentra en el punto medio.

¿Cómo hacerlo?

¿Cómo encontrar ese punto medio entre orden y caos? Si no lo traes “de serie”, ordenar es un hábito difícil de mantener, ¿no?

Seguro que te ha venido a la cabeza el método konmari, o lo que es lo mismo, Marie Kondo y su magia del orden. Esta japonesa ha hecho de su obsesión por el orden toda una lucrativa profesión. Enseña a sus clientes a ordenar TODO una vez y luego solo hay que respetar el sitio elegido para cada cosa. Una opción interesante para economizar esfuerzos futuros.

Al carro de su éxito se han subido otras tantas por todo el mundo: María Mersán y Ernestina Zacur (Ordenizar), Cintia Estay (Vive Simple), Cloti Martínez Peinado (Reorganízate), Lucía Terol (Sencillez plena), Paula Simple, Adelaida Gómez (Orden Studio), Lourdes Benítez, Pía Nieto (aquí te dejo sus consejos estrella), María Gallay o Alicia Iglesias

Toda esta corriente obsesionada con la organización de los espacios y el orden como terapia transformadora no es nueva. Sus métodos se inspiran en el minimalismo y el feng shui, así como en las técnicas de optimización de espacios.

Tu desorden exterior puede deberse a:

  1. La pereza o simple dejadez.
  2. La falta de tiempo.
  3. Tu estado de ánimo.

¿Cómo se refleja esto en tu entorno?

  • Lo más habitual es la simple acumulación de trastos esparcidos por cualquier lugar sin intención alguna; muestra que no estás enfocado en lo que haces o que intentas hacer demasiadas cosas a la vez. Para solucionar esto habrá que desarrollar el hábito de “dejar cada cosa en su sitio tras su uso”. Esto te ayudará a centrarte y ser más efectivo en tus tareas.
  • O bien tu desorden es debido a la falta de espacio para guardar adecuadamente el volumen de posesiones que atesoras. Cuidado porque los objetos en desuso que se amontonan en las zonas muertas de la casa reflejan emociones pasadas que necesitan atención. Tendrás que recurrir en un primer lugar a una criba para deshacerte de lo innecesario, aprender a soltar y luego aplicar el método de almacenaje que te sea más efectivo.

En #Mindfulcoachingpersonal tendrás tu aliado para conseguirlo.

Puedes consultarme cualquier obstáculo que encuentres en tu progreso. Podemos crear un itinerario personalizado para lograr tu objetivo de Orden = claridad mental.

Si quieres hablar de ello, no dudes en escribirme a mindfulcoachingpersonal@gmail.com.

Gracias por dedicarme tu tiempo.

Inmaculada Romero Romero (CAC 11026)  #mindfulcoachingpersonal

#Coaching #Mindfulness #CambioPositivo #BienEstar #DesarrolloPersonal

Si tienes un objetivo que se te resiste, habla conmigo. No toleres quedarte a medias porque puedes lograr mucho más: disfruta con tu trabajo, vuelve a sentirte conectado con tu familia y amigos, encuentra una ocupación que te haga sentir vivo, siéntete a gusto en tu propia piel… El cambio se produce a base de pequeños pasos. ¿Te atreves a dar el primero?

Contacta conmigo a través de mindfulcoachingpersonal@gmail.com y empieza a construir la vida que realmente quieres.

 

Este artículo está escrito por Inmaculada Romero Romero, coach personal.

mindfulcoachingpersonal@gmail.com 

linkedin.com/in/irr-mindfulcoachingpersonal

Share this...
Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario