Primera reunión con tu nuevo equipo

Artículos, Desarrollo directivo

Cambias de trabajo o te cambian de posición en tu empresa y tienes que enfrentarte a la primera reunión con tu nuevo equipo de trabajo. Esta circunstancia es muy importante, pues lo que muestres, lo que perciban tus colaboradores y lo que seas capaz de mostrar va a marcar en gran medida la percepción que de ahora en adelante van a tener de ti.

Estos consejos no son universales ni infalibles, están basados en mi propia experiencia y en consejos que he tomado de otras personas con amplísima experiencia en recursos humanos.

Prepara minuciosamente la presentación.

Ya has tenido varias reuniones con tus jefes o la persona de la que dependas donde te han dado información relevante sobre la empresa y cómo es tu equipo de trabajo. Te habrán comentado qué retos afrontas y debes tener muy claro qué esperan ellos de ti.

Pregunta a tu jefe, quién puede ser tu mejor aliado y antes de la reunión oficial, mantén alguna reunión con estas personas que pueden ser tus primeros ayudantes en tu entrada.

Interésate por lo que ha funcionado bien anteriormente y qué tiene que funcionar mejor.

La primera reunión debe hacerse en la primera semana de trabajo y debe contener un orden del día que los miembros de tu equipo deben conocer con tiempo suficiente. En esta reunión no improvises.

Llega el cara a cara con tu equipo.

Da la bienvenida, habla para todos y trata de mirar a los ojos. Recuerda que están expectantes por saber cómo vas a hablar, cómo vas a llevar los temas y cómo te vas a mostrar como jefe.

Explica brevemente en qué va a consistir la reunión y qué esperas de ella así como qué te gustaría que tu equipo se llevara al final.

Una recomendación para romper el hielo puede ser la técnica de las 3 i, que consiste en presentarte primero tú, a partir de explicar brevemente, quién eres,  aspectos personales que quieras dar a conocer, qué experiencia tienes o qué has logrado y que te interesa o te apasiona.

La primera “i”, significa “imprescindible”,la segunda “importante” y la tercera “interesante”. Esto aplicado al terreno laboral aunque puedes decir que si alguien quiere decir una «i» sobre un tema personal, no hay problema.

Después de tu presentación personal, invita a todos por el orden en que están sentados en el lugar de la reunión, a hacer lo mismo.

De esta forma creas un ambiente distendido en el que vas a conocer detalles de cada persona y a la vez, cada miembro de tu equipo va a explicar lo que más le gusta.

Créeme, es una técnica que no solo te garantiza conocer rápidamente aspectos relevantes de cada uno de ellossino que los motiva y estarán mejor predispuestos a escucharte

Muestra cómo va a ser tu sistema de trabajo en líneas generales.

Puedes mencionar tu norma favorita, a modo de ejemplo te diré que a mi me gusta decir que lo que pueda mejorarse lo tenemos que mejorar y que al menor signo de error en algo, lo pongamos de manifiesto.

Puedes mencionar y halagar las cosas que te han informado que marchan muy bien. También deben saber que no vas a cambiar inmediatamente nada de forma estructural y que habrá tiempo de cambiar lo que no funcione, lo que se hará con la colaboración de todos. Puedes decir también que eres consciente que tu sistema de trabajo te ha funcionado en otros lugares y no necesariamente tiene que funcionar aquí, por lo que la colaboración y las ideas de todos será tarea fundamental.

Deja claro que vas a revisar las funciones de cada miembro y en función de capacidades, aptitudes o simples gustos podrás hacer cambios y que si estos se producen no es para molestar a nadie, sino más bien para conseguir una mejor optimización del equipo y que todo se tratará de hacer sin traumas.

Esplica cómo van a ser las reuniones de trabajo y con qué periodicidad.

Deja claro qué valores quieres fomentar en esta nueva etapa.

Al final deja tiempo para que los miembros de tu equipo opinen y muestre sus inquietudes.

Se HUMILDE, aunque tengas mucha experiencia, deja claro que todavía tienes mucho que aprender y que esperas que todos contribuyan a tu propio desarrollo en la empresa.

Pide a alguien que hable de forma general sobre la empresa y sobre el equipo.

Permite que te hagan preguntaspues esto te permitirá comprobar si lo que descubriste antes de la reunión, sobre lo que piensan tus directivos y jefes inmediatos acerca la empresa, coincide con los puntos de vista de tus nuevos colaboradores.

Motívalos a hablar sobre sus principales preocupaciones relacionadas con el trabajo.

Agradece su participación de forma individual, haciendo un esfuerzo final por recordar sus nombres.

La primera reunión con tu nuevo equipo de trabajo, sin dudas reforzará o destruirá tu imagen ante tu gente.

De la calidad de estas primeras impresiones, en tu primera reunión con tu gente, dependerá en buena medida el éxito tuyo como jefe, no desaproveches la oportunidad de prepararla y desarrollarla bien.

Deja una respuesta