Liderazgo ético

Artículos, Coaching político, Liderazgo y motivación

La ética debería ir ligada al liderazgo, lo contrario sería ejercer el mando sin más. Cuando el ejercicio de responsabilidad se une a la ética, se llega a una perfecta simbiosis que da lugar a un liderazgo ético.

El liderazgo ético realmente tiene dos elementos:

  1. Los líderes éticos deben actuar y tomar decisiones éticamente, como las personas éticas deben hacerlo en general.
  2. Los líderes éticos deben también liderar éticamente, la manera en que tratan a las personas todos los días, en sus actitudes, en las maneras que alientan, en las direcciones en que conducen a sus organizaciones o instituciones o iniciativas.

El liderazgo ético tiene una parte visible está en la manera en el que el líder trabaja y trata a otros, en su comportamiento público, en sus declaraciones y en sus acciones. Los aspectos invisibles del liderazgo ético yacen en la personalidad del líder, en su proceso de toma de decisiones, en su modo de pensar, en el conjunto de valores y principios a los que recurre y en su valor al tomar decisiones éticas en situaciones difíciles.

Los buenos líderes siempre tienen una conducta ética, no solamente cuando alguien los ve, además mantienen su ética a través del tiempo y muestran constantemente que ésta es una parte integral del marco filosófico que usan para entender y relacionarse con el mundo.
Algunos componentes del liderazgo ético:
  • La capacidad de dejar de lado el ego y los intereses personales en beneficio de la causa que se apoya, la organización que se lidera, las necesidades de las personas a las que se sirve o el bien común de la comunidad o el mundo.
  • El deseo de alentar y recibir comentarios serios y diferentes opiniones y que se desafíen las ideas  propias y las acciones propuestas.
  • Estimular el liderazgo en otros.
  • Hacer que la consideración y la discusión de la ética y las preguntas y los problemas éticos sean parte de la cultura del grupo, organización o iniciativa.
  • Mantener y expandir la competencia que se le debe a quienes confiaron en el líder para llevar la organización en la dirección correcta y con los métodos efectivos.
  • Aceptar las responsabilidades y hacerse responsable de las mismas.
  • Es importante entender el poder del liderazgo y usarlo bien, compartir tanto como sea posible, nunca abusar y ejercerlo sólo cuando sea beneficioso para los individuos o la organización con la que se trabaja, la comunidad o la sociedad.
Share this...
Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario