¿Eres líder? envía estas señales

Artículos, Liderazgo y motivación

Un líder tiene que ser visible, por lo que tiene que mostrar las señales que lo definen como tal. Cuando eres líder de un equipo, lo que dices, cómo lo dices y cómo actúas con lo que dices, tiene un efecto directo sobre los demás. ¿Sabrías mejorar las señales que envías como líder?

El líder es un ejemplo para los demás y alguien a quien de forma continua, incluso inconscientemente, observan todos los miembros del equipo que dirige. Por este motivo, es conveniente, armarse con el conocimiento de las señales que le van a identificar como líder.

Líder con valores.

Tal y como definas tus valores, será transmitido a las personas con las que trabajas. Tienes que definir claramente cual es tu objetivo en el equipo, qué pretendes, hacia dónde vas. Uno de los principios que rige el nuevo estilo de liderazgo es el de hacerlo orientado a los demás. Esto debe quedar claramente definido cuando te presentas a tu equipo, aunque también puedes aprovechar para hacerlo en una nueva etapa, al principio del presupuesto del año siguiente o en una reunión de reestructuración del equipo.

Ten presente tu inteligencia emocional, conoce la situación.

Tu misión consiste en conseguir más con la ayuda de los demás, por lo tanto debes tener muy presente qué es lo que motiva a los demás pues quizá lo que más te guste o te motive a ti no se corresponde con lo que motiva al resto. Pregúntate quién es la otra persona, qué perspectiva podría tener sobre tal o cual tema, de qué forma podrían sentirse más motivados, qué resultados se podrían considerar óptimos.

El estilo de mando unidireccional, en el que el jefe mandaba y los demás hacían lo indicado está fuera de uso en cualquier organización. La tendencia es a dar valor al resto del equipo, incluso hacerles partícipes de la toma de decisiones que pueden afectarle, explicando las dudas que se puedan plantear. De esta forma conseguimos compromiso.

Se claro y directo sin olvidar ser respetuoso.

Debes explicar las cosas con claridad meridiana, que no haya dudas en tus planteamientos para que puedan ser correctamente ejecutados, pero a la vez, debes mantener una postura que permita ampliar las relaciones y demostrar respeto por los demás. La comunicación debe ser dinámica y fluida. No olvides estar abierto a las opiniones de los demás. Explica claramente lo que piensas, pregunta, escucha y reconoce si algo que te dice tu equipo, es una buena aportación. También es bueno que expliques el porqué de algunas decisiones complicadas, pidiendo si fuera necesario feedback.

Un líder debe saber pedir perdón sin que por eso quede en entredicho su autoridad. Muy al contrario, eso le humaniza y le acerca a sus compañeros de trabajo.

En momentos complicados, estabilidad y temple.

Puesto que el líder tiene máximo poder para influir en las decisiones y actitudes de los demás, es conveniente que en situaciones de estrés o simplemente complicadas, se actúe de forma templada y serena. Con una actitud serena, es más fácil crear un ambiente de confianza en nuestro equipo. Además tu equipo te informará con más comodidad de cuanto acontezca.

Precisamente en el los momentos de crisis, cuando el liderazgo se manifiesta en su más amplia expresión. El líder interioridad y siente lo que pueda estar afectando, pero su actitud debe ser de tranquilidad y de mostrar que se está haciendo lo que se debe hacer, con esto se consigue seguridad en los demás. No olvidemos que el líder absorbe la incertidumbre de su equipo.

 

 

 

 

 

Imagen de <a href=»https://pixabay.com/es/users/PIRO4D-2707530/?utm_source=link-attribution&amp;utm_medium=referral&amp;utm_campaign=image&amp;utm_content=2307273″>PIRO4D</a> en <a href=»https://pixabay.com/es/?utm_source=link-attribution&amp;utm_medium=referral&amp;utm_campaign=image&amp;utm_content=2307273″>Pixabay</a>

Share this...
Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario